Viajar con bebés y niños para aprender inglés

Viajar en familia es una experiencia muy enriquecedora, pues crea maravillosos recuerdos que duran para siempre. Si a ese esparcimiento le sumamos el aprendizaje del inglés entonces tenemos una actividad recreativa muy interesante.

Desde pequeños, los chiquitos pueden educarse para su aprendizaje del inglés ya que los cursos para niños son una tendencia en la actualidad. Uno de los más famosos, son los dictados por la escuela de inglés KidsAndUs, pues ellos enseñan a través de juegos y actividades didácticas para reforzar el aprendizaje. Los padres se preocupan porque sus hijos aprendan otros idiomas y adquieran las capacidades y herramientas que les ayuden a ser mejores profesionales en el futuro.

Partiendo de esta premisa, nace la iniciativa de enseñar desde juegos y en base a la diversión, para que el aprendizaje de los más chicos no les resulte tedioso y por eso se trata de que desarrollen su conocimiento a través de la música, de actividades lúdicas, viajes, entre otros. Los campamentos de idiomas, son dirigidos a niños mayores de ocho años quienes se enfocan en el aprendizaje, estos cursos de inglés son muy buenos y cuentan con un programa bastante completo para que los niños puedan terminar de forma exitosa siendo bilingües. Si tu hijo tiene menos de esa edad pero igual tu deseas que aprenda, entonces te daremos algunas técnicas para que esto sea posible.

Viajar en verano puede ser la excusa perfecta para sembrar en tus niños el gusanito del inglés o de cualquier otro idioma. Viajando, el niño verá la experiencia como un gran juego y disfrutara de todo. Para ello debes sentarte junto con tu esposo a planificar qué es lo que desean que los pequeños aprendan, el presupuesto del viaje y el dinero que piensan invertir, pues esto es muy importante.

La primera tarea, es elegir el destino y el idioma que queremos que los niños aprendan. Todo esto debe ponerse en una balanza junto con la edad del niño, su capacidad cognitiva y el tiempo que deseamos dure el viaje. Los destinos por excelencia para aprender inglés son Canadá, Estados unidos, Reino Unido e Irlanda. En estos lugares hay una buena cantidad de institutos con actividades que van a ayudar con tan importante cometido.

La elección de la guardería para aprender inglés

Escoger una guardería donde los chiquitos puedan ser adecuadamente educados es muy importante, por lo que no es una tarea fácil, lo que requiere de mucho tiempo y dedicación. Cada detalle es importante, pues no es lo mismo contratar los servicios de una en España que hacerlo en otro lugar del mundo.

En los países antes mencionados no existe una legislación para las guarderías como pasa en España. Por eso no es extraño encontrar casas o pisos viejos para ello y que no reúnen las condiciones correctas para ser un espacio habitados por niños, esta es la razón por la que debes prestar especial atención, conocer el lugar, leer reseñas o pedir ayuda en foros con el fin de lograr encontrar un colegio que potencie las habilidades de tu hijo.

En las guarderías, los niños interactúan con otros de su edad viéndose forzados a aprender el idioma para poder comunicarse, allí es donde radica la importancia de viajar. De igual forma cuando realicen otras actividades, también escuchará a las personas hablar en su idioma nativo, lo que resulta muy bueno para ellos. Así mismo, podrás conocer y crear recuerdos mientras tu pequeño crece como persona y enriquece su conocimiento.