El turismo en nuestras vidas

Pensar en turismo nos lleva mentalmente al arreglo de una maleta que será a partir del momento en el que salimos, nuestra vida pues allí llevamos desde nuestra ropa, pasando por documentos, rizadores de pelo, prendas y un sinnúmero de artículos que nos identifican.

Pero más allá de la maleta, encontramos otros aspectos en la actividad turística, que se encuentran sugerís a la planificación y desarrollo del sitio en donde se realiza el turismo, con lo cual los pueblos pueden alcanzar salir de la pobreza con la idea de construir de una mejor manera sus vidas.

Si nos enfo amos en el beneficio que proporciona la actividad turística, esta concentra en sí misma el potencial de promover el desarrollo y crecimiento económico, pero además también atrae la inversión a nivel local, tal situación puede ser traducida como oportunidades de empleo, distribución de rentas e impulso de otras actividades como lo son la agricultura, la pesca y la artesanía realizada en las localidades propias y aledañas.

De esta forma el turismo tiene gran incidencia en la generación del PIB, pero además, en la balanza de pagos y en los diversos indicadores macroeconómicos de muchos países. De acuerdo a la Organización Mundial del Turismo, este representa el 35% de las exportaciones que se realizan a nivel mundial, mientras que en los países menos desarrollados ello implica un 70% aproximadamente. Se presenta como de tal magnitud la dinámica del turismo ante la actividad económica, que ella misma se convierte en un tema de investigación desde distintos ámbitos, como por ejemplo el ambiental, social, administrativo, económico, legal, entre otros.

Evolución y perspectivas del turismo

Si nos remontamos a la historia del turismo como actividad inherente al ser humano que se trata de una manifestación sociocultural relativamente nueva, pero que nos conduce a buscar una comprensión en su origen y desarrollo que sí han sido de una manera bastante rápida, con lo cual se hace relevante abordar sus antecedentes más remotos.

El turismo como actividad para la recreación y el ocio, ha evolucionado a lo largo de la historia del hombre, siendo esta la razón por la que es realizado el turismo conjuntamente con los medios y sistemas se vale para su realización. De la misma forma en la que, la industria y el comercio han funcionado, el turismo se ha encargado de impulsar y ser impulsado por el desarrollo de medios de transporte y también de las vías de comunicación. Pero en la antigüedad, se piensa que el turismo era equiparado a los movimientos migratorios que caracterizaban a las culturas nómadas, cuya característica giraba entorno a la presencia continua de visitantes y de localidades receptoras.

El cambio climático obligaba al hombre a desplazarse de manera constante en busca de alimentos y vestido, aunque con el tiempo se inició la domesticación de animales y la siembra de la tierra, con lo cual su único desplazamiento para entonces fue, por la necesidad de pastoreo y de intercambio de excedentes. Tras lo cual tuvieron origen los viajes de negocios, la búsqueda del descanso, los viajes medicinales hacia las aguas termales, entre otras actividades que son las antecesoras de lo que en la actualidad conocemos como turismo.